• Hala Madrid
miércoles, 1 de mayo de 2013 en 11:35 Publicado por Rubén De la Calle 1 Comment


“Las milésimas de una vida”

“Las milésimas de una vida” una frase que se ha ido fijando en mi mente como en su momento pudo ser “Quién lástima escucha, cerca está de perdonar” en la mente de Lope de Vega.

Quiero y me creo capaz de explicar el significado que le asemejo yo a esta frase pues no me convenzo de ello como de casi nada lo hago.
Con ella quiero referirme a la poca pausa que le suelo y suelen dar las personas a su vida, nos quejamos de la falta de pausa refiriéndonos a las vacaciones en los estudios o trabajo pero la verdad es que la pausa se la podemos dar en muchos momentos pero no nos damos cuenta de ello, nos acostumbramos a vivir a una rápida velocidad sin darnos cuentas de esas milésimas que dejamos escapar y deberíamos de aprovechar.

¿Por qué actuamos así? ¿Por qué si somos cocientes de ello, no lo evitamos? Yo creo que es porque preferimos acostumbrarnos y seguir el paso de los demás en vez de cambiarlo todo y vivir a nuestro ritmo fijándonos en lo que no nos fijamos, haciendo lo que de verdad queremos hacer, pasando de lo que no nos interesa, ser un poco más libres, así yo creo que seriamos más felices, aprovechando los momentos de una vida que se nos presenta corta por la forma en la que actuamos.

Fijándonos en la frase “las milésimas de una vida” con la vida general de las personas, parece que si utilizamos nuestro tiempo bien desde que nacemos y podemos elegir con total libertad lo que hacer hasta que morimos y ya no dependemos de nosotros si nos dé un corazón, órganos, huesos que ya no son lo que eran y que nos hacen padecer, no siendo así en todos los casos como en otros que si viven totalmente libres, que actúan sin estrés o eso consiguen aparentar, como ejemplos claros que vemos día a día.
Gente que no se preocupa por nada más que por sí misma, que disfrutan el día al máximo, que no sufren por nada, no padecen de nadie y son felices con ellos mismos, esas personas creo que son las únicas que no se sentirán reflejadas con la frase “las milésimas de una vida” pues esas personas son así por que debían de ser, no se puede provocar.

En ocasiones me gustaría ser así por esa felicidad y pocas preocupaciones que tienen, por esa vida más larga que aparentan, perdiendo menos tiempo en estudios, sufrimientos…
Pero  si es verdad que si soy más como soy, menos calmado tampoco más alterado es porque tiene que ser así, no puedo intentar ser lo que no soy, somos lo que somos por ser lo que hemos vivido.

En definitiva debemos vivir cada momento de nuestra vida al máximo usando tomando también como referencia la frase “carpe diem” de la que debemos aprender mucho y tenemos que conocer mejor, pues no se necesita de tanto ni de tan poco.
_________________________________________________________________

El siguiente vídeo que pongo creo que es recomendable para comprender el texto pues trata de la vida de una persona en su día a día en pequeñas partes, su padre decidió hacerlo y se a convertido en un gran éxito y un buen ejemplo de lo poco que nos fijamos en la vida.



1 Response so far.

  1. Hola Ruben! Me ha gustado mucho sobre todo tu título de tu ensayo pero no creo que podamos elegir con total libertad lo que queremos hacer desde que nacemos hasta que morimos. Al fin y al cabo desde que nacemos estamos totalmente obligados a hacer lo que nos dicen nuestros padres que quieren lo mejor para nosotros o por lo menos lo intentan. Con el tiempo nos hacemos mayores y podemos decidir por nosotros y hacer lo que creamos conveniente y lo que verdaderamente nos gusta. Y si siempre hay gente que lo tienen todo y aún teniéndolo todo no se conforman y no son felices.
    Sigue así! Un beso ;)

Publicar un comentario